Pirograbado en madera

¿Qué es el pirograbado? ¿En qué consiste?

El pirograbado es una técnica de dibujo basada en el uso de un metal incandescente para realizar marcas sobre un objeto.

Los pirograbadores nos permiten aplicar estas técnicas sobre cualquier producto derivado de la madera, ya sea una tabla de madera propiamente, un recorte de cartón o un tarjetón de cartulina.

Actualmente los pirograbadores son eléctricos y nos permiten realizar trabajos muy rápidos, limpios y profesionales. En la antigüedad, se utilizaba una llama para calentar las puntas de metal con las que se realizaban los pirograbados.

¿Cómo hacer pirograbados? Guía paso a paso:

La técnica del pirograbado es sencilla, y puedes realizar en casa sin ningún problema, aunque bien es cierto que requiere de mucha práctica para dominarla y ser capaz de realizar trabajos complejos con efectos como la profundidad, el relieve o incluso los brillos.

En cualquier caso, hay que empezar por el principio, y por eso estamos aquí. A continuación te vamos a explicar todo lo que necesitas para empezar a realizar tus primeros trabajos de pirografía sobre madera.

1. ¿Qué herramientas necesito?

Lo primero que necesitas saber son las herramientas que utilizaremos.

  • Pirógrafo: El pirógrafo o pirograbador es la herramienta que nos permitirá hacer nuestro grabados fácilmente y de forma segura. Solamente tendremos que conectarlo a la electricidad y ya podremos empezar a trabajar.
  • Puntas de pirograbado: Las puntas son las piezas de latón que colocaremos en el extremo del pirograbador para poder realizar los grabados sobre la madera cuando estén calientes.
  • Soporte para el pirógrafo: Es recomendable que, antes de empezar a trabajar, coloquemos cerca nuestro el soporte del pirógrafo. Este evitará que empiece a rodar por la mesa con el riesgo de quemarnos. En caso de no disponer de un soporte específico, siempre podemos utilizar un vaso de vidrio o un cuenco de barro para colocarlo mientras no lo utilicemos.
  • Alicates: Nos permitirán cambiar las puntas con mayor facilidad.
  • Óxido de aluminio: Este producto es opcional, aunque nos irá muy bien para limpiar de vez en cuando las puntas cuando veamos que han acumulado demasiado residuo y no son tan precisas como antes.

2. ¿Cuál es la mejor madera para hacer pirograbados?

La madera a utilizar dependerá del tipo de trabajo a realizar o de los efectos que queramos aplicar, ya que en función de su dureza nos interesará más un tipo de madera u otro.

La dureza de la madera la podemos conocer según su valor dentro de una escala internacional del 1 al 10, donde el 1 significa que la madera es muy blanda y el 10 significa que la madera es muy dura.

Para las personas que estén empezando, se acostumbra a recomendar una madera blanda o suave, de forma que sea mucho más sencillo realizar los grabados y donde no resulte difícil calibrar la intensidad en función de la densidad de las vetas y otros factores.

Además, la madera blanda es más barata y fácil de encontrar. Podemos acudir a una carpintería o tienda de productos de bricolaje y pedir cualquier de estas variedades:

  • Pino
  • Fresno
  • Arce
  • Betula
  • Tilia

3. ¡Ya podemos empezar a pirograbar!

Técnicamente, una vez tenemos nuestro pirógrafo y nuestra tabla de madera, ya podemos empezar a trabajar en nuestros pirograbados.

Sin embargo, hemos querido hacer una recopilación de pequeños trucos que seguro que te ayudarán a dar unos primeros pasos más firmes en el mundo del pirograbado. ¡Vamos allá!

  • Lijar la madera: Lo primero que deberemos hacer antes de empezar ni siquiera a calentar nuestro pirógrafo será lijar la superficie de la madera. Esto nos permitirá realizar los trazos mucho más suaves y evitar que la punta se nos quede atrapada en los pequeños surcos que puedan haber en la madera. Después de lijar podemos pasar un trapo húmedo para retirar el serrín que pueda haber quedado.
  • Dibujar primero en lápiz: Realizar un grabado sin ningún tipo de guía y que salga bien a la primera es prácticamente imposible. Por eso, siempre se recomienda realizar primero un dibujo en lápiz del grabado que pretendemos hacer. De esta forma, podremos centrar nuestra atención en otras cuestiones, como la potencia necesaria para lograr una tonalidad concreta o cuál es la punta más adecuada para hacer un efecto concreto, en lugar de tener que pensar en representar correctamente el dibujo.
  • Claro vs Oscuro: Si nos fijamos en el funcionamiento del pirograbdor, nos damos cuenta que se basa en quemar parte de la superficie de la madera. Por tanto, cuanto más tiempo pasemos el pirógrafo por una zona, más se oscurecerá ésta. Esto nos permitirá crear efectos muy interesantes basados en tonalidades, pudiendo representar imágenes con diferentes tonos de luz y sombras. Otra forma de conseguir este efecto con una única pasada es regulando la temperatura del pirograbador. Esto podremos hacerlo si nuestro pirógrafo cuenta con un regulador de potencia, lo que nos permitirá ajustar la temperatura de la punta según nuestras necesidades.
  • Las vetas: En la medida de lo posible, es recomendable seguir las vetas de la madera con el trazo del puntero. Si tratamos de cruzar una veta, corremos el riesgo de que ese punto de la madera se marque en color muy oscuro e incluso que llegue a desviar el trazo si no logramos pasar por encima de ella.
  • Trazos precisos: Aunque parezca mentira, la mejor manera de hacer un trazo preciso con el pirograbador es a base de hacer muchos trazos pequeñitos. Es decir, si queremos hacer una línea, lo mejor será hacerla con muchas líneas pequeñas y que, entre todas, formen una grande.
  • Mantener una presión constante: Es importante que mantengas una presión constante durante todo el trazo, evitando apretar en exceso en algunos puntos, lo que se traducirá en marcas más oscuras y anchas en mitad de la línea.
  • No hay ninguna prisa: La pirografía es una afición que muchas personas practican por el placer que genera realizar una tarea simple pero que requiere cierta concentración. Es importante que cuando empieces a pirograbar, no tengas ningún tipo de prisa ni presión. La paciencia y la calma serán los mejores aliados en tus trabajos, de lo contrario, te frustrarás y no conseguirás terminar ninguno con un mínimo de calidad.
  • Añade algo de color: ¿Sabías que puedes pintar tus trabajos y quedarán genial? Algunos dibujos pueden quedar muy bien con unos pequeños toques de color. Si ese es tu caso, utiliza pintura de acualera y un pincel pequeño para resaltar los detalles más significativos de tu dibujo.

¿Cuáles son los mejores pirograbadores para madera?

A continuación te presentamos los mejores pirograbadores de madera según nuestra opinión:

Los pirograbadores para madera son el tipo de pirógrafo más común. Actualmente podemos encontrar modelos que nos sirven tanto para pirograbar en madera como para soldar cables y chips. Lo importante tanto si compramos uno específico para madera como si compramos uno que permite ambos usos, será necesario que incorpore diferentes tipos de puntas para hacer distintos efectos.

Discos de madera para practicar y realizar pirograbados:

La mejor forma de mejorar tus habilidades con el pirograbador es mediante la práctica. Existen unos discos de madera que te permitiran practicar los nuevos efectoa que vayas aprendiendo. Te dejamos algunos paquetes de madera para que elijas el que más te guste y le sauqes el máximo partido a tu pirógrafo:

Resumen paso a paso en vídeo de cómo hacer un pirograbado profesional en madera:

En el siguiente vídeo encontrarás una explicación con imágenes de cómo hacer un pirograbado casero de calidad sobre madera. Lo bueno del vídeo es que podrás ver cómo una persona experta realiza esta técnica y podrás parar si tienes cualquier duda:

 

 

¿Cuál es el origen de esta técnica?

Aunque los inicios de esta técnica no están del todo claros, se cree que nuestros antecesores prehistóricos ya la utilizaban calentando piedras y otros objetos en el fuego para realizar algunos dibujos.

Otros historiadores defienden que se inició en China, concretamente durante la dinastía de los Han, que llamaron a esta técnica “bordado mediante agujas de fuego”.

Sin ir tan lejos, en Egipto y otras zonas de África se han encontrado restos de apuntan que este tipo de trabajos ya se realizaban por tribus autóctonas hace miles de años.

El éxito de esta técnica no deja de maravillar al ser humano sin importar los avances tecnológicos que viva su época, y no es casualidad, ya que la belleza de algunos trabajos nos deja sin aliento.